Conoce a este hombre?
English version
La crisis económica y política argentina que ocupó los titulares de los medios de prensa de todo el mundo tuvo su origen en un extenso proceso histórico. Domingo Cavallo, Ministro de Economía de la Argentina durante tres períodos críticos de las últimas dos décadas y recientemente contratado como Profesor Visitante en la Escuela de Negocios “Stern” de la New York University, implementó muchas de las políticas que llevaron a la Argentina a su actual estado de colapso económico.  

Hace medio siglo Argentina era el país de América Latina con mayor integración social, con una numerosa clase media y una fuerte base industrial. El cambio profundo empezó con la dictadura militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983, durante la cual las desapariciones forzadas, la tortura y las ejecuciones ilegales eran prácticas comunes. En 1982 la Junta Militar nombró a Domingo Cavallo Presidente del Banco Central de la República Argentina. En aquel momento Cavallo tomó una decisión que empantanaría la economía del país por años: consolidó la transferencia de una parte considerable de la deuda del sector privado con bancos internacionales al Estado, ampliando enormemente la deuda externa que hasta hoy hace a la Argentina dependiente del crédito exterior.

En 1988, tres meses antes de la elección presidencial, Cavallo pidió a las instituciones financieras internacionales que rompieran lazos con el entonces Presidente Raúl Alfonsín, el primer presidente argentino electo después de la dictadura militar. Cavallo les prometió una nueva relación con el gobierno Justicialista que vendría luego de las elecciones. La decisión del FMI y del Banco Mundial de interrumpir negociaciones puso en marcha un proceso hiperinflacionario que llevó al abrupto fin del gobierno democráticamente elegido de Raúl Alfonsín, y a la prematura asunción de Carlos Menem, el presidente Justicialista electo.

Desde 1991, como Ministro de Economía del entonces Presidente Menem, Cavallo lideró un proceso de privatización dominado por la corrupción. Los mismos grupos económicos locales que se habían beneficiado de la absorción por parte del Estado de la deuda privada y que habían drenado los recursos del país mediante prebendas, corrupción y evasión fiscal, adquirirían a principios de los 1990s, en asociación con corporaciones y bancos internacionales, las empresas del Estado que encarnaban el esfuerzo de generaciones de argentinos. La convertibilidad de Cavallo, que ató el peso al dólar en una relación de paridad, produjo una caída inédita de la industrialización y sirvió como medio para garantizar enormes ganancias a estas nuevas empresas privatizadas y a la corrupta elite política.

Mientras proclamaban estar transformando al país en una sociedad moderna, democrática y de libre mercado, Cavallo y Menem representaban un capitalismo prebendario y corrupto que destruyó las bases del desarrollo económico argentino. La convertibilidad establecida por Cavallo como Ministro de Economía hizo de Argentina un paraíso para las importaciones extranjeras, destruyendo al mismo tiempo la capacidad industrial del país. Como resultado de las políticas económicas de Cavallo, Argentina es hoy uno de los países con más alta tasa de fuga de capitales del mundo. Por cada dólar de deuda pública a cargo del Estado Argentino, existen entre 85 centavos y 1 peso (de acuerdo con la fuente que se consulte) pertenecientes a residentes locales argentinos que estĚn invertidos, principalmente, en depósitos financieros y propiedades inmuebles.

A pesar de la ilusión creada por la ficticia paridad del peso argentino con el dólar, la sociedad argentina entró en una espiral descendente de recesión, pobreza y desigualdad social. El desempleo trepó de 6.9 a 17 por ciento cuando Cavallo fue Ministro de Economía de Menem, y es hoy mayor al 22 por ciento. Cuando el gobierno de Menem finalizó en 1999, dejó como saldo un país arruinado y una huella de grave corrupción, que incluyó el procesamiento de Menem y Cavallo por su presunta participación en la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia a pesar de los embargos internacionales a las zonas de guerra.

En 2001 Cavallo fue nombrado nuevamente Ministro de Economía por el Presidente Fernando de la Rúa. Tratando tozudamente de preservar la convertibilidad que según él creía podía otorgarle un Premio Nobel, Cavallo perdió la última oportunidad de evitar el colapso económico que finalmente se desencadenó en Diciembre de 2001. Mediante procedimientos cuestionables Cavallo incrementó la deuda pública en al menos 40 mil millones de dólares. También confiscó los ahorros de los aportantes a las AFJP y los cambió forzosamente por bonos públicos de valor depreciado. Estos fondos no se destinaron a financiar la producción y a crear empleo, sino que por el contrario reforzaron la fuga de capitales. Asimismo, implementó el impopular “corralito”, que impidió a los ahorristas el retiro de su propio dinero depositado en cuentas bancarias, al cual siguió la caída del Presidente De La Rúa. El default de la deuda Argentina y la devaluación de la moneda fueron consecuencias inevitables de este proceso. Desde la aplicación de las últimas políticas económicas de Cavallo, el 57% de la población argentina cayó debajo de la línea de pobreza.

La mitad de la deuda argentina de 140 mil millones de dólares se contrajo a lo largo de los tres períodos en que Domingo Cavallo fue Ministro de Economía de la Nación. Como figura prominente a nivel político y económico durante tres gobiernos en las últimas dos décadas Cavallo no se puede desligar de las consecuencias de las políticas que llevaron a la Argentina a su actual devastadora crisis. La lealtad a Cavallo por parte de algunas de las instituciones financieras mundiales no es difícil de entender, en tanto les hizo recibir inmensas ganancias cada vez que fue funcionario. Sin embargo, resulta muy difícil de entender el apoyo que recibe de prestigiosas instituciones académicas.

Por lo expresado anteriormente repudiamos al Señor Domingo Cavallo y lamentamos profundamente su nombramiento como Profesor Visitante en la Escuela de Negocios “Stern” de New York University.

Esta carta será entregada a las autoridades de New York University en Mayo de 2003, como protesta formal por el nombramiento de Cavallo en esta institución. Podría ser enviada tambien a otras instituciones académicas y medios de prensa. Si quiere sumarse a esta iniciativa y firmar esta declaración, por favor envíe su nombre completo, país de origen y lugar de residencia a las direcciones de e-mail indicadas a continuación.


Si Ud. vive en la Ciudad de Nueva York, por favor haga un click aquí para enviar el correo electrónico para sumar su firma. Si Ud. vive en Argentina o cualquier otra parte del mundo que no sea la Ciudad de Nueva York, por favor haga click aquí para enviar un correo electrónico y sumar su firma.