MapUrbe'zine, Año 2, Nº 6, Pewv - Especial Arte Mapuche

 

Es mentira que el alambre y el fiscal pueden más

Entrevista a Rodolfo Cancino

A los chicos les gusta el folclore y tocan lo que se escucha en los medios de comunicación y bueno, por ahí se escucha gente que tergiversa la cuestión de los pueblos originarios y después hay gente que también anda en cualquiera cantando. Cantan una realidad que no la viven. Y, desde otro género, como es la pachanga, también ahí hay un aspecto claro de música sin contenido social. Tanto como el folclore éste que se escucha, paisajístico, que no muestra la realidad de la gente. Están en el sistema y en los medios de comunicación justamente por eso, porque al no decir nada también dice mucho. Y el tema de la cumbia villera, igual está todo bien, a mí personalmente no me gusta, pero ha generado cosas en la gente. Por ejemplo hacen apología a lo que es el alcohol y la droga y todo, toda esas armas que nos ha dejado el winka. Y yo creo que no lo pueden negar porque están ahí, por algo nos machacan tanto en los barrios, en los medios de comunicación, este tipo de música. Lamentablemente es así. No nos han dado opción a elegir otro tipo de arte.

Mapurbe: Quiero que te presentes y nos digas dónde naciste.

Rodolfo: Bueno yo me llamo Rodolfo Cancino y nací acá en Furilofche, hoy Bariloche, tengo 28 años y soy un mapuche urbano

M: ¿Vos cómo crees qué es eso de mapuche urbano, qué significa?

R: Para mí, significan muchas cosas. Significa todo un proceso que hemos tenido que sufrir de migración. Nosotros naciendo acá y, bueno, perdiendo muchas cosas, muchos valores de nuestra cultura. Yo creo que los que más lo han sufrido en carne propia son nuestros viejos y los abuelos. Significa todo eso. Significa la negación que hemos sufrido, el despojo de la tierra, el despojo de la lengua, los valores culturales que poco a poco tenemos que ir recobrando. Eso significaría ser mapuche urbano. Yo creo que hoy, más que nunca, hay que tratar de buscar nuestras raíces y tratar de reencontrarse con uno mismo, lo máximo que pueda.

M: ¿Se puede dar una pelea desde la música?

R: Sí, yo creo que sí, que desde varios lugares del arte, tanto como es la música, el teatro, la poesía. Yo creo que la gente que está tratando de trabajar, de decir algo nuevo, ya está dando una batalla, ya sea ideológica. Y tomando por ahí alguna estructura que nos han dejado el conquistador, agarrando cosas de ellos, quizás como botín de guerra, para desde ahí pelear también, desde ahí que salga otro malón. Y bueno por ahí la guitarra y el canto también, yo creo que el arte es un arma importante con esto de la cuestión mapuche para decir cosas.

M: ¿Cuál es tu visión sobre la música joven que tenemos acá en Furilofche? Viste que tenemos grupos heavy, punk...

R: Yo personalmente me relaciono con todos. Por ejemplo, se da algo muy loco acá en lo que es la banda de rock, heavy, punk. Porque la mayoría de los heavy vos los ves y, bueno, los chicos son mapuche y están tratando de decir algo por ahí desde ahí, levantar su rebeldía desde el rock no? Y eso mueve bastante porque la mayoría de los pibes que está en la movida heavy muchos son mapuche. Con el tema de la música folclórica que es donde a mí más me mueve... Yo igual no me considero que hago folclor ni nada de eso. Yo me considero un trovador y, bueno, lo que veo dentro del folclore es que a los jóvenes no nos han dado opción a elegir. Eso es lo que veo yo.

A los chicos les gusta el folclore y tocan lo que se escucha en los medios de comunicación y bueno, por ahí se escucha gente que tergiversa la cuestión de los pueblos originarios y después hay gente que también anda en cualquiera cantando. Cantan una realidad que no la viven. Y, desde otro género, como es la pachanga, también ahí hay un aspecto claro de música sin contenido social. Tanto como el folclore éste que se escucha, paisajístico, que no muestra la realidad de la gente. Están en el sistema y en los medios de comunicación justamente por eso, porque al no decir nada, también dice mucho. Y el tema de la cumbia villera, igual está todo bien, a mí personalmente no me gusta, pero ha generado cosas en la gente. Por ejemplo, hacen apología a lo que es el alcohol y la droga y todo, toda esas armas que nos ha dejado el winka. Y yo creo que no lo pueden negar porque están ahí, por algo nos machacan tanto en los barrios, en los medios de comunicación este tipo de música. Lamentablemente es así. No nos han dado opción a elegir otro tipo de arte.

M: ¿y vos cómo te empezaste a relacionar con la música?

R: Yo hago música desde los 11 años, más o menos. Yo igual ya escribía en la primaria, antes de que tocara la guitarra y cantara, ya escribía. Siempre tuve eso de escribir, no poesía, sino por ahí cosas que pasaban. Lo que me pasaba lo escribía y con la música empecé más o menos a los 11 años. Siempre supe yo que era mapuche. Antes por ahí cantaba folclore sí. Después tuve un dúo de guitarra con un amigo, de guitarra instrumental, y después me volqué a esto del canto. Pero, como te contaba, yo siempre supe que mi familia era de origen mapuche pero el tema es encontrarle... a ver cómo sería...

 

Por qué para uno es importante ser mapuche y por qué es importante reconocerse. Por ahí hay que buscar eso. Por ahí yo te puedo decir que yo lo he encontrado y por ahí no. Estoy buscando todavía mi verdadero origen. Tenemos que saber de dónde venimos para saber a dónde queremos llegar, a dónde vamos. Eso sería un poco, no? y la música me ha ayudado mucho.

M: ¿ y tenes pensado qué hacer una vez que termines de estudiar en Gral. Roca?

R: Yo creo que voy a hacer esto que hago ahora, no?, ser un trovador. Quizás está mi compromiso en esto de formarme mucho más con la guitarra porque considero que es tan importante el tema del instrumento como el canto y lo que se dice. Voy a seguir haciendo esto que estoy haciendo ahora y no creo que esto me dé para comer sinceramente, la trova. Yo calculo que tendré que trabajar en el sistema, porque ahora soy docente. Igual no me hace ninguna gracia jubilarme de docente. Por ahora me esta ayudando a terminar la carrera.

M: ¿y a vos qué te gustaría decirles a los MapUrbes que están acá en Furilofche?

R: Es medio difícil pero yo creo que tienen que seguir adelante. Yo por ahí tengo discusiones con otras gente mapuche. Yo considero que nosotros necesitamos por ahí gente formada. No por ahí para ser un estereotipo de lo que plantea el sistema sino para tratar de, cómo decía antes, agarrar las armas de ellos para desde ahí también poder llegar a combatirla, no? Ser más inteligente que el winka, que es el que está en el gobierno. Y bueno, que yo me voy a estudiar pero sigo, trato de seguir cantando y escribiendo y diciendo cosas y que esto del canto y el arte deseo que vaya de la mano con todas las cosas que están haciendo los jóvenes MapUrbe en la ciudad y también la gente ahí en el campo que es donde también trato de ir a cantar, darme de vez en cuando una vuelta por la línea sur. Así es que simplemente eso que hay que seguir resistiendo porque el Pueblo Mapuche no ha caído, es mentira que el alambre y el fiscal pueden más y tenemos que seguir de pie, porque por más que tengamos que aguantar toda la invasión ésta que no ha terminado, por más que tengamos que aguantar a Roca en el centro cívico, por más que tengamos que aguantar los nombres de ellos en las calles, en las ciudades y algunos lamentablemente en el gobierno, igual 10 veces nos vamos a seguir levantando.

Un poco ese sería el mensaje.

 

Ekipo de Komunikación MapUrbe